Interacción entre usuario y máquina

Jonsered se toma muy en serio la interacción entre el usuario y su máquina, en particular, cuando las herramientas a utilizar están diseñadas para sujetarse al cuerpo mediante correas. El diseño y las diferentes opciones individuales de ajuste del arnés desempeñan un papel esencial a este respecto, ya que, es el arnés el que distribuye el peso de la máquina por el cuerpo del usuario para que éste no se vea sometido a tensiones innecesarias. Por lo tanto, el arnés no debe colgar de manera holgada, sino quedar firmemente asentado y ajustado al cuerpo. Deberá ajustarse también el punto de suspensión de la máquina, de manera que se obtenga el ángulo de trabajo correcto con respecto al terreno.

Asimismo, hay varios otros puntos de fijación en una desbrozadora. Estos permiten por una parte que la herramienta de corte funcione en posición paralela con respecto al suelo y, por otra, que la máquina esté correctamente equilibrada.

La mayoría de las desbrozadoras cuentan con un dispositivo de atenuación de vibraciones situado entre el motor y la lanza. No obstante, tan pronto como la herramienta de corte comienza a atacar el material a despejar, se producen otros tipos de vibraciones e impactos. Para superar estas inconveniencias, Jonsered ha desarrollado un sistema antivibraciones exclusivo. La totalidad de la sección superior que incluye la empuñadura y la sección que descansa sobre el cuerpo del usuario está aislada del motor y de la lanza. Jonsered incluye también un sistema antivibraciones total en aquellas máquinas equipadas con asas circulares.

El punto de partida ideal cuando se efectúan trabajos de despeje es el siguiente: mantenga la espalda recta, los brazos cómodamente extendidos delante de sí y el equipo de corte situado directamente delante del cuerpo.

Gracias a que las desbrozadoras Jonsered cuentan con un ángulo entre la empuñadura doble y la lanza que está desplazado 7 grados hacia la izquierda, el usuario podrá efectuar cómodamente barridos hacia la izquierda sin que la empuñadura choque con su cuerpo. Es precisamente este ángulo lo que le permite efectuar barridos eficaces en ambas direcciones sin doblar excesivamente su espalda.